Quisiera ser tan alta como una estantería de latas de atún en oferta,
pero solo soy una pila de mugre que una limpiadora arrastra,
despistada, por el suelo de un supermercado.
¡Despierta, gilipollas!