Un pequeño pueblo de pescadores puede ser el tranquilo paraíso donde disfrutar de unas vacaciones estivales. Sin embargo, para quienes viven allí ligados a la mar, pasando el duro invierno, encuentran la más
profunda soledad…